¡Oferta!

UNA PUERTA LLAMADA DIVORCIO/ DAVID HORMACHEA

$42,000.00 $36,000.00

¿Quieres enviar tu producto como detalle?

Demuestra tu espíritu detallista

Ahora puedes adicionar:

+ $15,000.00
+ $15,000.00

Selecciona

Selecciona
+ $15,000.00

Nombre Personalizado

+ $15,000.00
+ $15,000.00

Selecciona:

Selecciona:

Mugs Personalizado-con nombre

+ $15,000.00
+ $15,000.00
+ $15,000.00

Selecciona:

+ $15,000.00
+ $15,000.00
+ $15,000.00

Selecciona:

+ $15,000.00
+ $15,000.00
+ $15,000.00
Precio de producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 9780881134964 Categoría:

Descripción

Si te encuentras en un periodo difícil dentro de tu matrimonio y no sabes si el divorcio puede ser una salida, he aquí una nueva perspectiva al respecto. Basado en la Palabra, el autor analiza el divorcio como una puerta hacia la restauración de una vida. Pero ojo, esa puerta no siempre es la adecuada.

Por un cierto tiempo viví como un intolerante. Gracias a Dios que en los últimos años, el entrar más en contacto con la realidad humana y estudiar profundamente la Palabra de Dios, me ha producido un corazón que lucha por modelar la misericordia, la gracia y la compasión y que se duele ante la tragedia ajena.

Sin gracia, las diferencias nos mueven a divorciarnos. Cuando actuamos con gracia, las diferencias nos instan a apoyarnos. La gracia es el lubricante que suaviza las fricciones de quienes aunque somos diferentes, hemos decidido amarnos.

La gracia se define como un favor inmerecido. Es un favor que nunca podríamos haber alcanzado por nosotros mismos, que no podemos comprar y que no tenemos ninguna posibilidad de pagar una vez que se nos ha otorgado. El término hebreo es chen y significa doblarse o inclinarse. En la gracia, el superior se inclina a mostrar bondad a un inferior cuando no existe obligación por parte del superior.

La mayoría de los seres humanos somos más propensos a tener una actitud curativa en vez de preventiva. Nos preocupamos de nuestra salud cuando nos enfermamos y no antes. Muchos quieren cambiar cuando su cónyuge ya no acepta dar una nueva oportunidad fuera de todas las que ha dado. Y otros quieren entender más sobre el divorcio cuando ya lo han decidido, en vez de entenderlo y estudiarlo antes de decidirlo.

Del ejemplo divino he aprendido que cuando relacionarse con otro ser humano es imposible, la gracia lo hace posible. Dios no puede relacionarse con el pecador si no fuera por su gracia.

El problema que enfrentamos es la tendencia que tenemos a ser solo receptores de la gracia de Dios. Sin embargo, tenemos serios problemas para dispensarla. Nos cuesta ser instrumentos de gracia. El orgullo y el egoísmo batallan dentro de nosotros y nos impiden el flujo de la gracia. Si no vivimos con gracia, no podemos darle el golpe mortal al orgullo que es el principal instigador de la tendencia a compararnos y a controlar a los demás.

En la vida conyugal la ausencia de gracia lleva a la tiranía o la rebelión.[…] La segunda consecuencia de la ausencia de gracia es la tendencia a controlar a los demás. Esto nos incita a manipular e intimidar a quienes se supone que debemos guiar, proteger y amar. Como resultado, las personas son inflexibles, impositivas, exigentes, pasan por alto los sentimientos y no satisfacen necesidades. Quieren hacer las cosas a su manera y quien se oponga sufrirá las consecuencias.

Cuando existen todos los motivos y se dan las condiciones ideales para actuar conforme a lo que sentimos, solo la gracia nos permite evitarlo. Cuando debemos perdonar más de lo que creemos tener capacidad, necesitamos gracia. Cuando creemos que debemos hacer lo que una persona no merece, a pesar de que nunca podrá pagarnos, necesitamos gracia.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “UNA PUERTA LLAMADA DIVORCIO/ DAVID HORMACHEA”
Obtén un
5%
registrandote en este instante
Carrito
Carrito